¿Has oído sobre el funnel como estrategia de marketing para captar audiencia?, este vocablo suele asociarse por su forma a un embudo muy popular en ventas. Si llegaste a esta entrada, seguramente no lo conoces lo suficiente, por ello te ofrecemos toda la información sobre qué es, dónde y cómo se usa, sus fases y tipos de contenidos a publicar en unas de ellas.

Para muchos emprendedores y empresas, el funnel de ventas es un instrumento mágico para atraer clientes e incrementar las ventas, veamos que de razón hay en ello.

Su sistema apunta especialmente al uso del funnel para captar clientes al negocio digital. Ya que como herramienta para las ventas es de gran utilidad para diseñar una estrategia eficaz para atraer y retener la audiencia y convertirla en clientes. Quédate con nosotros y documéntate bien sobre este importante tema.

¿Qué es un funnel?

Todas las definiciones del funnel o embudo de marketing y ventas lo señalan como un sistema, este se conforma por diversos componentes, pero con un solo objetivo central, generar el relacionamiento, etc., para que el usuario experimente la sensación que lo conduzca a la conversión de la forma más automática posible. Es decir, que no perciba que se guía a la compra.

Igualmente se puede afirmar, que el funnel o embudo de ventas representa el modelo ideal aplicable a cada fase que debe transitar el usuario a partir de su contacto con la marca en la web, hasta su conversión como cliente. 

El acompañamiento del funnel como sistema, es una  maquinaria perfecta donde cada elemento y esquema tiene significado para arrojar los resultados esperados o finales.

De tal forma, que el funnel que acompaña al cliente funciona y gestiona cada componente, pero no de forma lineal, sino que es un mecanismo más complicado que porta elementos, estrategias y fases encaminados a la venta.

Origen

El origen del funnel como estrategia de mercado tiene un importante recorrido, se remonta a 1898, año en el cual un publicista estadounidense de nombre Elmo Lewis diseñó su modelo AIDA, cuyo acrónimo se refiere al título de las 4 etapas secuenciales de un mensaje llamativo que comunique un mensaje.

Estas fases se refieren específicamente a la Atención, Interés, Deseo y Acción. Dichos conceptos, bajo el enfoque de AIDA, son consecutivos hasta llegar a  formar el actual embudo de conversión como lo conocemos actualmente.

Las fases del embudo pueden variar en su posicionamiento, pero su concepto se mantiene como la base primaria para la formulación de cualquier estrategia en el marketing, la publicidad, mercadotecnia, comunicación o ventas. Siendo este el legado que dejó a posteridad de los negocios el Sr. Lewis.

Dicho modelo pese a sus mejoras y necesaria evolución según la realidad que demandan los nuevos tiempos, mantiene su esencia original. Obviamente, el concepto ha sido intervenido por diversos autores, quienes le han añadido otros peldaños, como el caso de la prueba del producto y lealtad. 

También se ha aplicado a otras áreas, como en el caso de los servicios, de hecho, en tiempos más recientes, al análisis de las redes sociales en internet. Al tiempo de tener sus detractores, lo que es normal en un mundo donde abundan las opiniones y herramientas más novedosas.

¿Cómo funciona un funnel de ventas?

El funnel funciona por etapas como bien se ha mencionado suficientemente. Este sistema inicia al culminar las acciones de publicidad y marketing para atraer las oportunidades de negocio. 

Dicho embudo permitirá a la empresa llevar a cabo otros procesos asociados dirigidos a cualificar los leads y agruparlos según la intención de compra del usuario de producto y/o servicio ofrecido. 

Todos estos datos son invaluables para el equipo comercial, al tiempo de ahorrar tiempo de trabajo inorgánico. En esta etapa del proceso el funnel funciona para: 

  • Reducir el CPL (coste por Lead) y el CAC/CPA (coste por adquisición de clientes).
  • Aumentar la facturación de la empresa.
  • Lograr mayor rentabilidad para el negocio.
  • Aportar confianza al usuario, para comprar el producto o servicio.
  • Detectar la fase del proceso donde no se han alcanzado los objetivos y replantear oportunamente la estrategia.

Fases del funnel

Si quieres mejorar la conversión de tu web o negocio, debes aplicar tu estrategia por etapas según el modelo de funnel de ventas. Ideal para dar un salto adelante a la facturación.

Etapa: Lead

Esta primera fase se trata de establecer el contacto inicial con el cliente. Donde este se encontrará frente a frente con la web, además de ser el primer elemento que se verterá  al funnel o embudo, comenzando a llenarse con los leads (contactos).

Etapa: Prospecto

En esta etapa se procede a identificar y agrupar los leads ganados en la primera fase del proceso. Al filtrar adecuadamente a los clientes con potencial, se sumará a favor tiempo y esfuerzo en los siguientes pasos.

Es decir, si efectúa una buena etapa de prospecto no se perderá tiempo y dinero en aquellos leads generados anteriormente que carezcan de interés en el producto o servicio. Por tanto, se descartan a clientes que no tengan potencial.

Etapa: Oportunidad

Da inicio a la etapa donde el potencial cliente se detiene por cierto contenido u oferta de interés. Lo que aporta información de que demanda información que no posee, por lo que puede requerir de tus servicios. 

Pudiéndose dar el caso un contacto de la empresa con el cliente para dar respuesta a sus intereses. Entre otras acciones que apliquen, como los medios offline u online.

Etapa: Calificación

Esta fase requiere dedicación para determinar las necesidades del lead, y ofrecerle el producto o servicio que está necesitando. En este punto pueden requerirse dos opciones, los canales offline u online.

Etapa: Cierre

Como lo sugiere el título es el insumo que llena el embudo o funnel de ventas. Supone por tanto el cierre de la negociación, es decir, el cliente acepta el pedido de su preferencia, sea un producto o servicio.

Automatizaciones y canales digitales para adquirir clientes

Una vez se tenga el sistema de funnel bajo control en cada una de sus fases, lo siguiente en caso de haberlo previsto con anterioridad en automatizar todos los canales del marketing. 

Supone un conveniente ecosistema de soluciones de software que ayudan en la puesta en marcha de las estrategias de marketing de forma automatizada, lo cual ahorra tiempo, esfuerzo y capital humano, porque no requiere la intervención de personas. 

Es un modelo que libera responsabilidades al equipo de trabajo, pudiendo centrar esfuerzos en temas más creativos o de planeación. Dentro de los sistemas más comunes y efectivos destaca el email automation.

La automatización permite ejercer un mayor y un completo proceso, puesto que permite conocer cómo se consiguió un lead y lo que ha pasado con este durante todo el procedimiento de ventas. 

¿Cómo diseñar un funnel de ventas: maximizar la conversión?

Aplicar el funnel de ventas adecuado significa asegurar los ciclos del proceso de ventas, donde los potenciales de la automatización hace posible ejercer un mayor y completo control de todo el proceso, puesto que permite conocer cómo se consiguió un lead y lo que ha pasado con este durante todo el procedimiento de ventas. 

Para maximizar la conversión, lo conveniente es conocer bien el comportamiento de los clientes, lo que demanda de ciencia y arte. Por tanto, la ciencia aplica en el aprendizaje, medición, corrección y mejora continua del proceso. 

El funnel de ventas trabaja de la mano del embudo de captación, y en este conglomerado hay que considerar varios aspectos para maximizar la conversión: 

  • Evaluar el tráfico. 
  • Determinar el porcentaje de conversión.
  • Implementar el embudo de ventas.
  • Revisar el porcentaje de conversión del funnel de ventas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.